Mujeres y Ciencia ¿Existe un discurso hegemónico y basado en las relaciones de poder?

 

Por Cynthia Vergara.

Recientemente se otorgó el premio The Global Teacher Prize a la palestina Hanan Al Hroub, que creció rodeada de violencia en un campo de refugiados, ella como muchos y muchas, académicos y académicas destacó por sus labores de docente, es preciso mencionar que la noticia creo conmoción y admiración en los medios, pero ¿por qué tanto asombro?  El premio es otorgado a una mujer, más aun en la atmósfera cultural que la rodea, al parecer se hace justicia; pero ¿por qué debemos hablar de justicia para una mujer, en pleno siglo XXI? Recordaremos que los premios de mayor aporte económico se asignan en su mayoría a varones. La matemática de origen iraní Maryam Mirzakhani (2016) conocida como el Nobel de las Matemáticas, señala que  las mujeres apenas representan el 3% de los premiados en las categorías científicas, al parecer lejos quedaron los tiempos del recuerdo de los dos premios nobel de Marie Curie y sus descubrimientos, paradójicamente recordada en la historia por la sombra de su marido Pierre. Pero no solo existió ella, sino que a lo largo de la línea de tiempo siempre hubo mujeres en pos de la Ciencia, que pasó con ellas, ciertamente no lograron en alguna medida, sortear la desigualdad de género imperante en la época ¿Es preciso deducir que existieron muchas Marie Curie que no fueron conocidas?

¿Qué hace que las mujeres, al parecer estén menos interesadas o más invisibilizadas en  este campo? La respuesta se podría encontrar en la noción de género, como explicación a diferentes épocas y contextos, en los cuales las relaciones de poder entre los sexos se han manifestado. Entendiendo género como un constructo social, que da lugar a la normalización de lo masculino y femenino en noción directa con las formas y funcionamiento de los cuerpos, creando una coherencia binaria en la sociedad (Butler, 2007). En este contexto el nacer hombre o mujer implica el rol asignado en sociedad pero estas diferencias biológicas no determinan la condición de estatus, explotación, opresión y sumisión a la que son expuestas día a día las mujeres, que a pesar de tener las mismas capacidades o superiores que algunos hombres, son silenciadas y no reconocidas como tal, solo por ser del género femenino. Remontándonos a la historia, en algún momento las mujeres estuvieron muy ligadas a la Ciencia, como señalaba  Simone de Beauvoir (1975)  las mujeres tuvieron un protagonismo en la Ciencia de épocas anteriores, por ejemplo la medicina , en este contexto se recuerda a las caserías de brujas que se iniciaron a mujeres por tener muchos conocimientos sobre hierbas con poderes curativos, así los hombres le arrebataron la Medicina, entre otras Ciencias, escribiendo la historia de descubrimientos en las diferentes instituciones creadas por ellos. En este último es preciso preguntar; ¿Qué pasa con las Instituciones en Chile?

En Chile, según Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (CONICYT, 2015) nuestro país se encuentra por debajo de países como Colombia, Argentina, México y Brasil respecto al porcentaje de mujeres científicas que aparecen como autoras en publicaciones. Artículos cuyo autor o autores principales son mujeres, reciben menos citas si se les compara con autores hombres en la misma posición, lo que da cuenta de las dificultades que enfrentan las investigadoras. Pero ¿Qué pasó con la participación de mujeres en Ciencias?

Algunos investigadores han argumentado que la preferencia de las mujeres por las disciplinas no-científicas y su tendencia a asumir una cantidad desproporcionada de cuidado infantil y familiar son las causas primarias de la disparidad de género en la Ciencia. Pero también existen los sesgos y prejuicios de las propias personas, ejemplo: en una prueba de doble ciego, donde 127 sujetos recibieron varios currículums iguales en los que sólo variaba el género del nombre del solicitante, tanto hombres como mujeres seguían recompensando en mayor grado a los candidatos varones. A iguales méritos, ellos recibían una percepción mayor en su “competencia, empleabilidad y en la disposición de los contratantes a ayudar al candidato. De media, los participantes ofrecieron un salario mayor a los hombres (Moss –Racusen et al, 2012). Esto concierne a un problema como sociedad, en la cual parece insertarse la concepción de mujer como ser inferior, y esta noción parece  que trasciende las disciplinas y las concepciones de su capacidad.

¿Qué clase de instituciones debemos empezar a establecer no sólo como defensa sino también para crear nuevas formas sociales que supongan una alternativa efectiva? Focault (1984)

Con el  objetivo de aumentar la participación de mujeres en el cuerpo académico se aprueba en Chile  el “Programa de Equidad de Género en la Academia” (P.E.G.A.) y también se fomenta el Programa de Ingreso Prioritario de Equidad de Género (PEG) puesto en marcha en el proceso de admisión a las Universidades el año 2014, con el fin de atraer más alumnas a la Facultad. Estas medidas compensan en alguna medida los sesgos de género persistentes.

Sin embargo, si se quiere avanzar a un trato igualitario, según la Doctora Blasco (2017) estamos todavía en la prehistoria del conocimiento, la ciencia, que es universal, no puede prescindir de nadie con talento ya sea por razón de género o de falta de recursos.

Pasar de las brujas a las científicas, es una tarea de siglos, pero si nacen estas políticas de compensación, es porque existe una relación de poder basada en la sumisión del género femenino, y el discurso hegemónico de las disciplinas lo sustentan, así la Ciencia debe eliminar toda forma de discriminación que retrasa las evoluciones partiendo desde sus Instituciones.

 

Bibliografía

Ansede, M. (2016).  Las mujeres no existen para los premios científicos Los grandes galardones, como los Nobel, los Rey Jaime I y los Fronteras, ignoran a las investigadoras. El país. Recuperado de http://elpais.com/elpais/2016/06/30/ciencia/1467310162_801306.html

Butler, J. (2007). El género en disputa El feminismo y la subversión de la identidad. Editorial Paidós.España.

Conicyt aborda la producción científica desde la perspectiva de género. El mostrador (24 Diciembre de 2015),p .1.

Foucault, M (1984). Traducción de Sex, Power and the Politics of Identity. Entrevista dirigida por B. Gallagher y A. Wilson en Toronto. Publicada en The Advocate .

Moss-Racusina, C., Dovidiob, J., Brescollc,V., Grahama, M., Handelsmana J. (2012). Science faculty’s subtle gender biases favor male students. Proceedings of the National Academy of Sciences , 109, 16475.

Navarro, A. (2017) Mujeres y Ciencia: María Blasco, doctora honoris causa por la UA. Diario información. Recuperado de http://www.diarioinformacion.com/opinion/2017/01/26/mujeres-ciencia-maria-blasco-doctora/1853294.html

Servan, S. (1975).Pourquoi je suis feminasti. Simone de Beauvoir. Recuperado en https://www.youtube.com/watch?v=xd4NzJ9XFrs

2 thoughts on “Mujeres y Ciencia ¿Existe un discurso hegemónico y basado en las relaciones de poder?

  • Junio 1, 2017 at 8:41 pm
    Permalink

    Clarísimo análisis.
    La Ciencia y los cientistas, nada qué decir … conocimientos construido desde el patriarcado versus conocimiento construido desde lo matricial? vale la pena polarizar?

    Te felicito Cynthia

    Reply

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (1) in /home/redinves/public_html/wp-includes/functions.php on line 4613

Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (1) in /home/redinves/public_html/wp-includes/functions.php on line 4613