Ernestina Pérez Barahona,¿la primera investigadora feminista?

 

En el mes de julio, les presentamos a Ernestina Pérez Barahona segunda mujer médico chilena, se tituló 7 días después que Eloisa Díaz.

Ernestina nació el 8 de agosto del año 1868 en Valparaíso. Se educó bajo la tutela de su hermano Pablo Pérez quien se encargó de resguardar que la joven ingresara en 1880 al Liceo de doña Isabel Le Brun Pinochet, instituto en el que conoció a Eloísa Díaz.

En 1887, se recibió de médico de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile a los 21 años, sólo siete días después que Eloísa Díaz. Continuó formándose en Europa, en particular en Alemania, en la Universidad Federico Guillermo, con una beca entregada por el Estado de Chile. En Alemania aún no se aceptaban mujeres en las universidades, restricción que la obligó a asistir a clases separada de los hombres por un biombo. En este país se transformó en el primer sudamericano en ser aceptado en la Academia de Medicina de Berlín, y la primera mujer en estudiar una carrera asociada a esta disciplina en la Universidad de Berlín. De hecho, obligó a un cambio en su reglamento para que una mujer pudiera ingresar a sus aulas a estudiar esta carrera.

Ernestina Pérez manifestó, tempranamente, una preocupación por los problemas de la llamada “higiene social”, liderando la lucha contra males como el alcoholismo, la tuberculosis y el cólera, entre otros. Destacando su participación durante la epidemia de cólera de Valparaíso, lo que le valió ser nombrada Hija Ilustre de dicha ciudad. No obstante, su mayor interés profesional se concentró en temas relacionados con la salud femenina – se especializó en ginecología, materia en la cual destaca su obra Compendio de Ginecología – y la puericultura, a través de conferencias y elaboración de manuales.

Se cree que uno de los hechos que marcó su férrea vocación por la medicina fue el haber presenciado la muerte de su hermana mayor. Por eso nada la detuvo, ni siquiera el hecho de tener que asistir a clases de primer año acompañada por su madre.

“Ese mismo año cursó, además, el segundo y tercer nivel de la carrera, alcanzando en 1884 a Eloísa Díaz quien cursaba ya el cuarto año”, cuenta María Isabel Orellana en su libro “Sentimientos en busca de ciencia: Inicios de la educación científica femenina en Chile (1870-1930)”, editado el 2015 por la DIBAM y el Museo de la Educación Gabriela Mistral.

Dedicó su vida a acercar el conocimiento sanitario a las personas, en especial a las mujeres; testimonio de ello fueron los textos de divulgación que escribió como La Higiene del Corset, Manual de la Enfermera en el Hogar, y el didáctico y hermoso folleto Manual de consejos higiénicos aplicados especialmente a la infancia. Por último, es llamativa su participación en organizaciones femeninas tales como el Círculo de Lectura, el Club de Señoras, la Cruz Roja Chilena, y la Asociación de Mujeres Universitarias de Chile, de la cual fue su primera presidenta. De allí que se califique como una de las primeras activistas feministas. En dicha Asociación compartió con profesionales tan notables como Amanda Labarca y Elena Caffarena. También fue la primera presidenta del Consejo Nacional de Mujeres en 1919. Ella creía en que el conocimiento científico debía llegar a tod@s.

Ernestina Pérez murió a los 86 años de edad en 1951. Siempre dijo que “pasado menos de un siglo, miles de chilenas seguirían sus pasos universitarios”. El tiempo le dio la razón. Junto a la médica Eloísa Díaz abrieron el camino para que muchas mujeres se decidieran a estudiar y a luchar por ello.

No nos cabe duda que si Ernestina fuese contemporánea nuestra pertenecería a la Red de Investigadoras….:)

Referencias

http://www.memoriachilena.cl/602/w3-article-96244.html

http://www.revistadeeducacion.cl/ernestina-perez-barahona-el-valiente-itinerario-de-una-medico-cirujano/

http://www.savalnet.cl/mundo-medico/reportajes/6587.html

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *